.
.

El Mirador de Yanahuara



Uno de los principales atractivos turísticos de la ciudad de Arequipa es sin lugar a duda el mirador de Yanahuara localizado en uno de los más antiguos pagos de la ciudad, denominada "La Chimba" arequipeñismo que proviene de "chimbar" palabra quechua que significa cruzar de una orilla a otra, por eso en los primeros tiempos de creada la ciudad se conoció  a Yanahuara como la chimba porque tenian que cruzar el río para llegar a está , pese al intento español, de quienes allí se establecieron, para que tal denominación se reemplazara con la “Nueva Segovia, que figura en los numerosos documentos de los Protocolos coloniales de fines del siglo XVI y comienzos del XVII, hasta nuestros días, sigue siendo “la otra banda”, la Chimba y está tuvo reservado un terreno, situado en el extremo oriental de la plaza del Cabildo al que lo denominaron el “Mirador”. En este sitio comenzaba una pequeña meseta que se orientaba en sentido occidental y que a los años vino a formar la Plaza del Cabildo. Mirador del cual se observa panorámicamente la majestuosidad de los volcanes, la andenería de Chilina y el verdor de su campiña, aunque en los últimos años, que la urbe le ha ganado terreno , cada vez menos.

Los terrenos del "Mirador", como el de las dos escuelas, de la casa consistorial , de la iglesia (de San Juan Bautista de la Chimba) , el viejo cementerio y la actual Plaza del distrito fueron cedidos a la comunidad por el Cacique Pedro Meca Vilca en 1576, año en que inició la construcción de la casa del Cabildo, estando presente en Arequipa el Virrey don Francisco de Toledo ( 5to Virrey del Perú  1569-1581).



"Que los sobrantes de sillar y escombros provenientes de la construcción de la iglesia fueron arrojados en el terreno señalado para el Mirador, lo que dio origen a que este lugar se convirtiera en la guarida preferida de los lagartos de todos los tamaños y colores: los había algunos de cuello abultado, que según se decía eran poseedores de una piedrecita multicolor, que nunca la abandonaban, y que al morir el animal la digería y no dejaba rastros de ella.

Dizque era un amuleto con propiedades extraordinarias, y para conseguirla había que valerse de ciertos ardides, tales como dejarle muy cerca del escondrijo un depósito con buen vino y ocultarse de la vista del animal, al acecho; atraído por el olor, el lagarto, después de algunos sorbos que lo engolosinaban, dejaba la piedrecita a un lado para terminar la ración; era el momento oportuno para, con rapidez y astucia, se apoderara el feligrés de la piedrecita y huyera, perseguido por el lagarto con furibundos ataques ; después de tres o cuatro cuadras, agotado por su infortunio e impotencia el animal reventaba como cohete.

Así, el feliz poseedor se convertía en el mayor afortunado para el amor. La piedrecita era guardada dentro de una bolsita, que al rozarla con el cuerpo de la pretendida, el embrujo del talismán le hacía dar un vuelco al corazón, se despersonalizaba y le seguía incondicionalmente, presa de un loco desvarío.

Ahora el Mirador se ha convertido en un lugar predilecto de los enamorados, atraídos seguramente por ese embrujo de antaño, a cuya luz se cuentan sus secretos o renuevan sus promesas; por eso, aunque con el tiempo se levanten moles de duro cemento y de altos pisos, el Mirador se alzará siempre por encima de todos ellos, como gloria del pasado y beneplácito del presente". (http://naturaljunglespecialist.blogspot.pe/).





Posteriormente los terrenos que quedaron por debajo del mirador pasaron a ser propiedad del Cacique Condorpusa y de sus descendientes, varios de ellos nacidos en la Villa de Yanahuara. Los viejos yanahuarinos cuentan: Que las campanas de la torre de la iglesia se fundieron en el mismo sitios del Mirador; obra a la que contribuyeron todas las damas de la feligresía, cediendo parte de sus joyas confeccionadas en oro a fin de mejorar el tañir de las campanas.


El municipio de Yanahuara, en  la gestión de Don Guillermo Ballón Landa,   adquirió dos andenes empleados en la ampliación y remodelación del mirador , en la década del 70 del siglo XX.




El 8 de noviembre de 1970 al conmemorarse el centenario de creación política de la villa de Yanahuara, siendo alcalde de la villa el Dr. Guillermo Ballón Landa( 1ro de enero de 1970-3 octubre de 1973), se planifica construir en el mirador una arquería de sillar, la pileta y el remozamiento de la plaza de Yanahuara, la gestión del Dr. Ballón así como la sensibilidad del alcalde de Arequipa José Luis Velarde Soto, hizó que se construyan los 10 arcos de medio punto, trabajados en su parte exterior en toba dasítica, la valiosa gestión del alcalde  Ballón Landa y de don José Luis Velarde Soto , hizo que el Concejo Provincial votara una partida de  S/. 807,000 con lo que se culminó el proyecto.




La arquería consta de dos arcos grandes con sus vistosas cornisas, colocados a la entrada de la plaza; uno en la Cuesta del Ángel, que sostiene un arco pequeño que da paso a la vereda y el otro en la Cuesta de los Olivos; estos están unidos por siete arcos más.

Cada uno de los arcos lleva como leyenda un verso labrado en bajo relieve escrito por los vates, que en sus poemas cantaron al alma de Arequipa  y a sus glorias de antaño; entre ellos figuran: Alberto Guillén, Percy Gibson, Francisco Mostajo, Benito Bonifáz, Jorge Polar, Belisario Calle, Cesár Atahualpa Rodríguez, Alberto Hidalgo y José Luis Bustamante y Rivero, y en el Callejón del Cabildo, de Alberto Ballón Landa.

En el centro de la plaza de Yanahuara, se colocó e inauguró  la pileta en toba dasítica de sillar , donde ha quedado inscrito "Conmemorando el Primer centenario de la villa, siendo alcalde Don Guillermo Ballón Landa, 8 de Noviembre de 1970". Actualmente ya no existe la placa.



Al subir la cuesta del Ángel el primer arco (parte posterior de este), nos recibe con una frase  del poeta griego "Virgilio", citada por el alcalde Guillermo Ballón Landa.





Primer Arco:
Cuesta del Ángel
“La calleja que nadie transita, la farola que nunca se enciende, el tortuoso arrabal de donde habita buena gente que tiembla y se estruja cuando escucha la historia de un duende”.
“Aquí se hicieron cañones de metal de las campanas para encauzar los desbordes de lavas republicanas”.
Tercer Arco:
“Ciudad con filosofía de semilla, pues donde cae un desacierto brota enseguida una revolución”.



Cuarto Arco:
“Yo quisiera ser humilde como tu pueblo mío y volver cansado del trabajo cuando se hunde la luz”.



Quinto Arco
“Años se ha batido Arequipa, bravamente para conquistar instituciones para la patria, no se nace en vano al pie de un volcán”.



Sexto Arco
“Que el pueblo que defiende su derecho lleva un muro invencible en cada pecho”.



Séptimo Arco
“Soy arequipeño, y te amo como una madre con fe, tu grandeza hace mis ansias arder y arde el que intenta ultrajarte que en león me tornaré. Arequipa es recìa tierra, lo afirmo y lo afirmo bien”.

Octavo Arco
“Místico Yanahurara, con huertas de Judea, cercado de ruinosos y rústicos tarales por los que asoman los árboles frutales, adornando tus calles con paz de aldea”.

Noveno Arco
“Arequipa la tierra de libres unida a los pies de un volcán: vives libre y feliz cuando vives prefiriendo ser libre a tu pan”.

Arco del Callejón del Cabildo:
“Vaga junto al fogón de la ramada el alma popular que fue señera que si supo llorar junto a la amada; supo morir también en la trinchera”.
Image Hosted by ImageShack.us