.
.

La Fuente de don Natalicio Delgado

Plaza mayor en 1910

Allá por la primera década del siglo XX  se empezó a proyectar  reformas en la urbe mistiana, atrás quedaron las cicatrices del  gran terremoto de 1868  y la guerra del pacífico,  y se decidía ingresar decididamente a la modernidad. Uno de los temas  principales  para el cambio  era el de dotar de mayor prestigio a la plaza mayor, que debía expresar  con ahínco el esfuerzo y superación del pueblo arequipeño en su paso a un mundo más científico y positivo.

Nuestra amada plaza mayor  para aquel entonces se encontraba  muy dañada, y como afirmaba el alcalde Don Octavio Muñoz Najar, quién describía la plaza  como:

"Un circuito de calles angostas, un jardín central en que se levantaba una antigua pila de bronce cuyas formas nada tenían de artísticas y 4 jardines laterales de mal aspecto, un marco de árboles de cementerio y alameditas diagonales de ficus, un pavimento general de guijarros y torrentera casi deshechos en su mayor parte  y un desnivel notable mal disimulado con la formación de diversos planos".

Es así que los elementos que otrora habían constituido el mayor orgullo urbano arequipeño, como la pila colonial , eran juzgados como desmerecedores de las virtudes urbanas de la ciudad . el cambio de gusto sobre el cual volveremos luego marcaría a fuego la valoración de la antigua arquitectura arequipeña y llevaría a la demolición y pérdida de buen aparte de nuestro patrimonio. 

Fue entonces que   a las autoridades de turno no se les ocurrió otra cosa que empezar a  remodelar a la plaza Mayor, llamando a concurso para la realización de obras y proyectos, y entre ellos se empezó a elaborar proyectos que reemplacen a la fuente colonial  donada en la colonia por el obispo Cavero Tuturutu incluido por otra fuente más acorde según ellos con la modernidad.

El proyecto fue encargado al   joven artista mistiano don Natalicio R. Delgado, quien había realizado estudios en las principales academias y museos de Europa, así como en la República Argentina y había ganado importantes concursos, entre los más importantes:



  • El primer premio de segunda clase en el concurso de la Exposición de Venecia de 1904.
  • El segundo premio en el concurso para el monumento a Federico Isclópis en Turín 1905.
  • El primer premio en el Concurso de la Exposición Promotiz de Turín  1905.
  • El primero y segundo premio en todas las clases de dibujo, plástica  y composición en la "Reggia Accademia Albertina".
  • El primer  premio con medalla de oro en el Concurso Vaticano, para el 50 aniversario de la Inmaculada.
Aviso publicitario de don Natalicio Delgado en el diario el Deber 1908


Descripción del Proyecto de la Fuente para la ciudad de Arequipa.


El emplazamiento tenía la forma de semicirculo, formado por una escalinata que consta de cinco escalos salientes  en curva por la parte anterior, cuyo pequeño emplazamiento sintetiza los fines arquitectónicos de estilo y al mismo tiempo se adapta para los días de retreta.

Al terminar los cinco escalones principales, se levanta una verja arquitectónica rodeando el emplazamiento en la misma forma semicircular.

En las extremidades de la parte anterior  de la segunda escalinata, levántase aisladamente dos columnas triangulares de ocho metros cada una. En la parte culminante de las columnas aparece un farol de bronce conteniendo tres focos de luz eléctrica de 32 bujías cada uno.

En el semicírculo principal queda un gran espacio libre, a fin de dar punto de vista a los relieves que ornamentan la columna central de ese gran espacio, cuya pirámide se levanta gallardamente de su centro debido, respetando únicamente la idea del autor y del estilo que la caracteriza.

En el plinto anterior aparece la figura alegórica de Arequipa: Esta simbolizada por una mujer joven, semidesnuda sentada sobre una roca y reposando el brazo derecho sobre el león.


La roca sobre la cual reposa el león es una especie de cascada por la cual surtirán diversos canales de agua; además para completar el juego de agua; surtirá est´atambién por boca y narices del león.

En la parte opuesta a la alegoría de Arequipa  figuran el grupo histórico de la Patria . El primer término, se destaca gallardamente la figura de una mujer en actitud de recobrar valor para levantarse con la frente erguida como desafiando a sus adversarios.
Lado izquierdo alegoría de la Patria

Tras de la figura aparece el ángel de la inmortalidad, esfumándose como una visión e indicándole el sublime pensamiento de la gloria. El  pedestal en el cual se levanta la estatua de la Patria, se encuentra cubierto de laureles y trofeos de las armas del Perú.

Lateralmente, osea en la parte derecha de la Patria, está el Progreso, simbolizado por una figura de joven bello , que surge de un  bosque  inclinado hacia adelante y en actitud de caminar; advirtiendo que en la mano derecha  eleva una antorcha clásica, como símbolo del progreso.

Lado derecho alegoría del Progreso

A la parte derecha del frontispicio del monumento el grupo de la Fama, como unidad total del conjunto. 

A mitad de la columna  del frontispicio, caracteriza el escudo de Arequipa, como emblema de esta ciudad.

Alegoría de la Fama

Tenía pues don Natalicio la idea de conformar una obra monumental hecha en mármol con todas las formalidades del arte  a un costo de 40 mil soles de la época y el compromiso de tenerlo listo en un año y medio. 

Para el año 1907 el alcalde de la ciudad era don Eleodoro M. Del Prado, el doctor Prado joven y distinguido abogado, literato, escritor, e intelectual reconocido en nuestra ciudad tuvo a bien querer iniciar este proyecto de la fuente , pero las circunstancias hicieron que  la empresa no se llevara a cabo por problemas económicos, además no todos estuvieron de acuerdo  con la reforma de la Plaza , el diario el Pueblo llevó una fuerte campaña en contra, pero eso si,  la reforma de la plaza si se llevo a cabo sobre la base de un concurso de proyectos que ganó  el ingeniero Alberto Johamowich y bajo la dirección de Julio Andrés Arce. Los mosaicos utilizados en el pavimento fueron facilitados por el empresario Alfredo Forga y se colocaron bancos en la plaza y los portales, jardines, postes y candeleros a la vez que se cambió el reloj de la torre de la Catedral.

Eleodoro M. Del Prado

En poco tiempo  devolvieron el Tuturutu y la fuente colonial a la plaza pues había sido llevado a la cárcel, que por entonces quedaba en la plazoleta de San Francisco. Nuestro emblemático personaje permaneció, así, por mucho tiempo, ausente de la ciudad. Luego volverá a ser rehabilitado públicamente, y desde entonces ha permanecido vigilante a los cambios económicos y sociales producidos en Arequipa, el proyecto de don Natalicio quedo en el olvido, hasta hoy que usted estimado lector puede ver después de un siglo el sueño de este gran artista mistiano. 


Fuente: "Revista Ilustrada Actualidades"  Año V , N° 238, Lima, Octubre 19 de 1907.